info@sarasanzaldea.com

Exposición ‘Miró y Brossa. 100 años’ en la Sala de las Francesas en Valladolid

Promoviendo el arte y la cultura

Exposición ‘Miró y Brossa. 100 años’ en la Sala de las Francesas en Valladolid

ARTE Y LITERATURA

Fuente: Europa Press

La muestra ‘Miró y Brossa. 100 años’, que estará expuesta en la Sala de las Francesas de Valladolid hasta el 1 de diciembre 2019, profundiza en la relación personal y la mutua influencia artística que existía entre ambos creadores en el año en que se celebra el centenario del nacimiento de Brossa.

La poesía de Joan Brossa se nutre y se plasma en imágenes del mismo modo que Joan Miró llena sus imágenes de poesía. La palabra es uno de los muchos puntos de tangencia artística en los que resultó su férrea amistad y en los que profundiza la muestra ‘Miró y Brossa. 100 años’.

Con esta exposición Valladolid se suma al centenario del nacimiento de Joan Brossa y se adelanta a otras muestras conmemorativas programadas en ciudades como Buenos Aires, que recordará al poeta en diciembre, y Ciudad de México, que hará lo propio en mayo.

A través de 69 obras cedidas por la Fundación Joan Brossa y la Galería Joan Prats el recorrido bucea en el vínculo personal y profesional que unió a ambos artistas. El visitante encontrará piezas únicas, caso de la mayoría de los ‘poemas objeto’ de Brossa que se exhiben, o ediciones limitadas a un puñado de ejemplares, como las pruebas de autor de Miró presentes. Algunas de ellas, además, se muestran al público por primera vez.

Joan Brossa (Barcelona, 1919 – 1998) y Joan Miró (Barcelona, 1893 – Palma de Mallorca, 1983) se conocieron en 1941, año en el que el MOMA de Nueva York dedica una retrospectiva al pintor catalán. Admirado por Brossa – “es el personaje más importante que he tenido la suerte de conocer”, manifestó-, fue quien le animó a plasmar su poesía de forma gráfica.

Esta exposición es reflejo de una concepción compartida del proceso creativo como “un ejercicio de despojamiento”, ha explicado el comisario Óscar Carrascosa. “Su interés por la magia y el esoterismo, centro de sus tertulias”, les llevó a una “lectura mística de la pintura”. Ejemplo de ello son los elementos aislados que introduce Miró en sus litografías –“como los ojos despojados de su personaje”, señala Carrascosa- o el poema objeto que Brossa bautiza, precisamente, como ‘Despojamiento’.

Una depuración que da paso a la yuxtaposición de elementos “de su imaginario personal, en el caso de Miró, y de objetos añadidos de forma inesperada en el de Brossa”.  El camino creativo lleva, así, a armar una nueva realidad a partir de fragmentos, como ya propuso André Bretón en su Manifiesto Surrealista.

Brossa comparó la pintura de Miró con “el efecto de un estimulante”: una provocación que dejó ver en su obra plástica, sus poemas visuales y sus recordados poemas objeto -muchos de ellos son resultado de su colaboración directa- y que se deja sentir en la exposición. 

ᴛʜᴇ ʙɪᴏᴍʙᴏ • ᴀʀᴛ ʙʟᴏɢ
𝓑𝔂 
@sarasanzaldea

Fuente: Ayuntamiento de Valladolid

 

No hay comentarios

Añade tu comentario